Análisis de Resident Evil 7 con VR

¿De vuelta al buen camino?

Todos sabemos de sobra que Capcom lleva sin hacer bien las cosas demasiado tiempo. Resident Evil es una de las sagas míticas de videojuegos, el clásico “Survival Horror” por excelencia.A mí me da la sensación, desde hace dos entregas, que prácticamente se había perdido el rumbo ante lo que se quería hacer con esta saga. Ahora, Capcom vuelve a dar una vuelta de tuerca con REDIDENT EVIL 7, pero esta vez, para bien, o almenos eso piensa la mayoría de la crítica.

Hay personas que reniegan de este juego porque “no es un Resident Evil clásico”. Tonterías. Un videojuego siempre puede evolucionar para bien, o para mal. Pero debe hacerlo con el tiempo si no quiere caer en la repetición y el olvido.A lo largo del tiempo, Capcom ha tomado buenas decisiones (resident Evil 4) y malas decisiones (Resident Evil 5 y 6) pero cambiar no significa perder la identidad. Un claro ejemplo es la saga Grand Theft Auto, que nada tiene que ver actualmente con sus dos primeras entregas en PlayStation One.
¿Pero, es un Resident Evil?

Rotundamente (aparte de lo que pueda parecer el juego en los trailers) sí, estamos ante un Resident Evil, y sin lugar a dudas, de los mejores. Últimamente se puso de moda un estilo de juego en el que vas “vendido” frente a los enemigos, un género del survival horror del cual los Youtubes abusaban a la hora de grabar sus vídeos “graciosos” (hay a quien se lo parece) de pegar gritos mientras juegan para deleite de los demás. Resident Evil 7 puede dar sensación de ser ese estilo de juego, sobre todo al principio, que estamos desarmados y tenemos que escondernos de uno de los habitantes de la casa. Más adelante encontramos recursos de los Resident Evil clásicos, como puede ser un amplio abanico de armas,las plantas medicinales, la máquina de escribir y las habitaciones tranquilas con sus baules. La estructura de la casa también recuerda al primer resident evil, por la cual nos movíamos de un lado a otro buscando llaves con un símbolo específico para poder desbloquear otras alas de la casa. La gran diferente esta vez, es que el juego es en primera persona,alejándose de la típica vista isométrica, y esto le sienta realmente bien al juego, ya que la tensión y sobre todo algunas escenas se sienten de verdad,resultando en algo mucho más visceral e impactante. Por cierto recalcar que el diseño de los escenarios (sobre todo la primera parte del juego) son de una enorme calidad, ya que yo por lo menos yo nunca usé el mapa para saber por dónde debía ir,la casa al estar muy bien diferenciada entre zonas y con tanto detalle, nunca te perderás, ni tendrás la sensación de repetición de escenarios y recordarás tus pasos dados en ella. Lo peor en un juego es la repetición de escenarios y sentir que estás perdido por si no sabes si has pasado o no por aquí hace un momento. Este factor está muy bien llevado en Resident Evil 7.
Una ambientación brutal

Alejándose de la temática urbana que tenían los últimos juegos de la saga, Resident Evil 7 vuelve a los orígines, nos olvidamos de ser un marine ciclado que puede matar zombies a guantazos y volvemos a ser alguien que no sabe que está ocurriendo, que se siente desprotegido y visita por unas circunstancias una mansión en medio de un bosque sin tener ni idea de qué le espera. Como el mismísimo Alone in the Dark. Todos sabemos que la casa está situada en un pantano, y que en ella vive la familia Backer, que nos espera con los brazos abierto. Todo esto recuerda a las películas Slasher, como Viernes 13 o Las colinas tienen ojos. Por eso, dejar de lado las ciudades, los rascacielos, los tanques, los bazookas, los brazos ciclados, los super marines… y volver al terror más simple, tú solo con tu linterna, sin saber qué te espera en esta casa de locos…es brillante. Andar por la casa a solas, explorando cada rincón, con esa atmósfera que se consigue gracias a todos los detalles, te hace mantener la tensión en todo momento. Nunca sabes cuando te encontrarás con algún morador del lugar…para colmo, el juego posee un modo de dificultad extra llamado “manicomio” que hace que cambie ligeramente el desarrollo de los sustos, la posición de los enemigos y otros detalles respecto al modo normal para una “segunda vuelta” a la casa especial.


¿Vale realmente la pena jugar en VR?

La VR…¡hay la VR!. Esta que tanto está dando de hablar, y que la gente no se decide a gastar tal pastizal en unas Sony PSVR. Yo mismo, me costó muchísimo tomar la decisión de comprarlas, y en el primero momento me arrepentí, pero con los juegos que han salido después la verdad es que actualmente nunca me desprendería de ellas. La VR es perfecta para la gente que nos gusta el terror. CUando ves una película o juegas a un videojuego de terror, te puede transmitir cierta tensión, algunos sutos..pero en ningún momento terror real, por lo menos a alguien que está acostumbrado a la temática y la disfruta de verdad, como es mi caso. Pero, con Resident Evil 7, puedo decir que estamos ante el mejor juego de terror que se ha hecho jamás, gracias a que usa las VR. Lo que sientes en esta casa (sobre todo la primera vez que juegas) con las VR puestas, las luces de tu habitación apagadas, a solas y con unos buenos cascos de sonido puestos, es indescriptible. Es algo que todo el amante del terror debería probar. Sin ir mas lejos, quien juega a RE7 con VR NO vuelve a jugar en modo normal. Sigue siendo un gran juego jugarlo en la televisión, pero con la VR sientes de verdad que estás dentro de la casa. Gracias al posicionamiento absoluto de las gafas (aquello que nos permite mover con total libertad la cabeza), podremos mirar através de una puerta, o una esquina en la casa a ver qué nos acecha al otro lado sin movernos del sitio, en resumen, podemos “asomarnos”. Eso te hace sentirte allí dentro. Jugando de manera normal no puedes hacer eso, si no te mueves del sitio. Con la VR también puedes meter la cabeza en el fregadero de la cocina, solamente debes inclinarte y mirar en ella, para ver las cucarachas salir corriendo. De manera normal, el personaje nunca podrá llegar a esos sitios debido a que la cámara está fija en su cabeza. También puedes agacharte y mirar fijamente a los ojos a la abuelita de los Backer, deseando que no se mueva mucho no sea que nos de un ataque al corazón por el susto. Dicho esto, jugar así ya os imagináis como tiene que ser cuando aparecen delante tuya, en tu propia cara, y te dan un susto los enemigos. Si a eso le sumamos que tienes los cascos de sonido puestos y escuchas los pasos, las risas de los Backer, el crujir de la madera de la casa, la lluvia golpear en las ventanas…bienvenido al infierno…de la diversión. Normalmente me hace gracia cuando alguien no puede ver una película de terror, pero cuando alguien no quiere jugar a RE7 con las gafas tiene todo mi respeto, ya que, ciertamente para personas fácilmente impresionables puede ser una experiencia demasiado aterradora, pudiéndote provocar un ataque si no estás bien del corazón o eres fácilmente impresionable. Yo, que estoy acostumbrado al terror, lo he pasado realmente mal en algunos puntos del juego. Pero qué cojones, ¡al fin y al cabo, estamos aquí para pasarlo mal!

¿Pero tiene algo malo este juego?

Resident Evil 7 también tiene algunos puntos flojos. Pero claro, esto a los que hemos jugado con VR nos ha dado un poco igual, ya que como la experiencia se aumenta un 200%, estabas inmerso y no era la misma percepción de quien lo juega en pantalla. Me explico a continuación ;

– Uno de los puntos flojos son los enemigos. Aunque tenemos a la familia Backer en la casa para divertirse con nosotros, de manera normal aparecen enemigos mientras exploramos. El problema es que esos enemigos son siempre iguales, son los zombies leech amorfos que tambien aparecían en la demo. Y claro, son todos iguales. Habría sido mejor utilizar Zombies como dicen algunas personas, el problema seguramente es el que ya sabemos todos, es mas costoso hacer varios diseños de Zombies que un simple enemigo. Pero cuando ves a estos enemigos tan imponentes delante tuya con las gafas, te olvidas de que ya has matado antes otros iguales, porque el susto te lo llevas igual.

– El otro punto flojo es una de las últimas localizaciones que visitamos. Esta parte simplemente no es tan brillante como la Mansión principal, aunque sigue siendo muy jugable y divertida, chirría que el comienzo sea brillante y esa parte no mantega los sustos o las sorpresas de la primera parte.
Por eso, Resident Evil 7, por haber innovado y haberlo disfrutado con VR, mi nota es:

9

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*